Una piedra en la vía urinaria comienza normalmente como una acumulación de los cristales que viajan en la orina y crece hasta constituirse en una masa sólida de mayor tamaño con posibilidades de obstruir el flujo de orina desde los riñones hacia la vejiga.

El cólico renal es el más típico de los modos de presentación de la litiasis urinaria, un intenso dolor que aparece súbitamente y genera mucha inquietud, impidiendo adoptar una posición que alivie el malestar. El dolor se focaliza a veces en la espalda a nivel de las últimas costillas a uno u otro lado dependiendo de la ubicación de la piedra en el riñón derecho o izquierdo.