La enfermedad de Peyronie consiste en la incurvación del pene como consecuencia de la aparición de fibrosis en la túnica albugínea de los cuerpos cavernosos del pene, que “tracciona” del mismo produciendo deformación.

¿Es muy frecuente?

La existencia de placas de fibrosis en el pene es bastante habitual. Algunos estudios apuntan a que el 5% de hombres podrían tener placas de fibrosis, y un 2% de hombres podrían presentar incurvación.

¿Por qué se produce?

No se sabe. Algunos factores, como el uso de algunos fármacos, se han apuntado tradicionalmente. Sin embargo, actualmente se trabaja en la línea de considerar que la enfermedad de Peyronie podría ser consecuencia de una alteración autoinmune, que generaría una respuesta inmune excesiva (que produciría fibrosis) como consecuencia de los pequeños traumatismos que sufre el pene durante el coito.

Por otro lado, otras circunstancias como el déficit de testosterona  o el antecedente de la fractura del pene  pueden estar relacionados con la incurvación.

¿Qué síntomas produce?

Frecuentemente, la enfermedad de Peyrnonie aparece con  dolor en el pene, sobretodo con la erección o al mantener relaciones sexuales. Al cabo de un tiempo puede aparecer incurvación. Esta es la que se conoce como fase activa. Al terminar la fase activa, la curva se establece y desaparece el dolor.

Paralelamente, se ha demostrado que el Peyronie está relacionado con la aparición de problemas de erección, por lo que es importante explorar a los hombres con incurvación de pene en este sentido.