Disfunción eréctil

Disfunción eréctil

¿Por qué se produce?

Existen varios factores que pueden provocar disfunción eréctil, desde padecer una enfermedad a tener ciertos hábitos:

Factores vasculares

Son muy comunes y se deben a la falta de riego o a la incapacidad de atrapar la sangre en el pene. Los factores de riesgo en este caso son: fumar, hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardíacas y alteraciones en los niveles de colesterol.

Factores neurológicos

En estos casos se produce una interrupción en el envío de mensajes del cerebro al pene. Generalmente son muy fáciles de identificar, por ejemplo, lesiones de la médula espinal, esclerosis múltiple, accidentes cerebro-vasculares o intervenciones quirúrgicas pélvicas (cirugías radicales oncológicas) (colon o próstata → Híperplasia de Próstata)

Factores hormonales

Son poco frecuentes y se deben, por ejemplo, a una falta de hormonas sexuales masculinas (testosterona). Aunque también aparecen cuando los niveles de prolactina son altos o con niveles anormales de la hormona tiroidea.

Causas psicológicas

En estos casos, el mecanismo físico del pene es normal pero la erección se ve dificultada por problemas psicológicos que pueden deberse a simple ansiedad (miedo a no conseguir una erección), problemas de pareja, depresión, baja autoestima u otros problemas psicológicos. El estrés de cualquier tipo puede afectar a la respuesta sexual.

Medicamentos

Varios medicamentos, especialmente los utilizados para tratar la hipertensión, las enfermedades cardíacas y los trastornos psiquiátricos, pueden interferir con la capacidad de tener una erección.

Enfermedad renal

Cerca del 45% de los hombres con Insuficiencia Renal Crónica presentan disfunción eréctil y un porcentaje similar, tanto de hombres como de mujeres, aquejan disminución de la libido.

 

Diagnóstico

En una primera consulta, realizamos una minuciosa historia clínica y una exploración física. Una vez detectado en el paciente algún indicio de disfunción eréctil, llevamos a cabo una serie de pruebas diagnósticas para determinar las causas y su gravedad con el fin de enfocar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Podrían ser necesarias otras pruebas adicionales, siempre bajo prescripción médica, con el objetivo de desarrollar un diagnóstico más específico.

  • Consulta psicológica individual
  • Analítica completa (sangre y orina)
  • Test de inyección intracavernosa
  • Eco Doppler

Tratamientos

Ponemos a tu disposición diversas opciones terapéuticas para el tratamiento de la disfunción eréctil. Nuestros especialistas examinaran tu caso en profundidad y te ofreceremos el tratamiento más adecuado para tu patología.

  • Terapia psicosexual.
  • Fármacos vasoactivos orales.
  • Tratamiento con ondas de choque: mejora el aporte sanguíneo al tejido eréctil, permitiendo lograr erecciones firmes durante más tiempo.
  • Inyecciones intracavernosas: de alta eficacia y una tolerabilidad moderada en la disfunción eréctil general.
  • Terapia transuretral MUSE: tratamiento local de medicamentos a través de la uretra.
  • Implantes de prótesis peneanas: cirugía de alta eficacia, indicada en aquellos pacientes que no responden a otros tratamientos previos.

2018