Láser Verde

Láser verde

Con el tratamiento del láser verde prostático, se obtienen los mismos o mejores resultados que con la cirugía tradicional y además con menos complicaciones y molestias para el paciente.

Cuando se realiza una cirugía de resección transuretral de la próstata, el paciente debe permanecer hospitalizado con sonda vesical durante al menos 4 o 5 días. Además no puede retomar sus actividades cotidianas durante las siguientes dos o tres semanas.

Ventajas

La técnica de láser verde prostático presenta muchas ventajas para el paciente, entre las cuales cabe destacar las siguientes:

  • Alivio inmediato de los síntomas, el flujo urinario aumenta un 200%.
  • Tiempo de hospitalización: 24 horas o menos.
  • La sonda vesical se retira 12 o 16 horas después de la intervención.
  • El láser verde prostático prácticamente no causa sangrados.
  • El paciente puede retomar sus actividades después de 2 o 3 días, sin realizar esfuerzos.

 

Además, la técnica de láser verde prostático se puede aplicar con seguridad en pacientes de alto riesgo, como personas de edad avanzada, pacientes que toman medicación anticoagulante, o que tienen problemas cardíacos o renales.

¿En qué consiste el láser prostático o láser verde?

Utilizando rayos láser de última generación y alta energía, en combinación con fibra óptica especialmente diseñada para esta aplicación, se realiza la vaporización fotoselectiva del tejido prostático. El láser y la fibra óptica, en conjunto, permiten eliminar el tejido prostático sin causar sangrados.

¿Cómo se realiza la intervención?

La técnica de láser prostático se aplica en quirófano, dentro de un entorno hospitalario. El paciente puede recibir anestesia general o parcial (espinal). A través de la uretra, se introduce un dispositivo endoscópico especialmente diseñado para este tipo de intervenciones. De este modo, el láser llega hasta la zona de la próstata. Los impulsos son dirigidos específicamente hacia el tejido prostático, eliminando todo el tejido obstructivo en poco tiempo.

2018